Método THD

Mucho se ha escrito (y se seguirá escribiendo) sobre remedios contra las hemorroides: curas naturales, tratamientos alternativos de medicina natural, cirugía hospitalaria… Hoy en Cuidemonos.net queremos hablar de un nuevo método para curar las hemorroides, el método THD, que se encuadra dentro de lo que actualmente se llama cirugía mínimamente invasiva: una operación hospitalaria de menor envergadura que la hemorroidectomía puesto que no se eliminan tejidos. Vamos a ver en qué consiste.







¿Qué y cómo son las hemorroides?
Antes de entrar a conocer esta operación de hemorroides es importante saber qué son las hemorroides y de qué manera pueden presentarse. Las hemorroides o almorranas son inflamaciones de las venas del recto y el ano. Pueden ser ocasionales o permanentes y su nivel de gravedad (de 1 a 4) viene determinado por el dolor y por el hecho de sobresalir de la línea dentada del ano: las de grado 4 duelen mucho y sobresalen siempre, siendo permanentes e irreductibles.


Método THD Vs Cirugía tradicional (hemorroidectomía)
Para las hemorroides de grado 1, que producen dolores puntuales y eventuales sangrados, se pueden aplicar remedios caseros para aliviar el dolor (baños de asiento con agua tibia, por ejemplo) y cremas de venta en farmacias, con corticosteroides y lidocaína, así como fármacos cuyo objetivo es ablandar las heces en el momento de la defecación.

Pero para hemorroides de mayor gravedad, esto no suele ser suficiente. Hasta hace poco, el único método quirúrgico planteado para almorranas severas era la cirugía o hemorroidectomía: se eliminan esas venas o varices y se sutura la zona. Sin embargo, actualmente existe otro sistema que se conoce como cirugía mínimamente invasiva, como el método THD. Según este tratamiento, no se extirpa tejido sino que se reintroduce en su lugar originario y se sutura posteriormente.

Las consecuencias de este método es que resulta menos doloroso que la hemorroidectomía y que evita las molestias del ingreso hospitalario, puesto que se produce con método ambulatorio, sin ingreso. Al cabo de uno o dos días el paciente puede estar haciendo vida normal de nuevo, incluso reincorporarse al trabajo.

¿Qué otras cosas puedes hacer para combatir las hemorroides?
Si sufres de hemorroides pero en un estado leve, debes ponerte manos a la obra para cambiar algunos de tus hábitos cotidianos. ¡Hay que cuidarse un poco más! Por ejemplo, en lo que tiene que ver con la alimentación.



Una de las primeras cosas que tienes que hacer es evitar las comidas demasiado sazonadas, picantes o grasas. Esto es así porque pueden aumentar la sensación de picazón que, junto al sangrado y el dolor, es uno de los grandes síntomas asociados a las hemorroides. Además, deberías dejar de lado el consumo de alcohol. Por otra parte, también deberías pasarte a una dieta con mucha más fibra, con el objetivo de evitar el estreñimiento y evitar de esta manera tener que sentarte durante tiempo prolongado en el inodoro, lo cual no es nada bueno para las hemorroides.

En nuestra sección Recetas encontrarás un montón de platos sanos y naturales que encajan con esas premisas, con productos integrales y poco sazonados.


1 comentario:

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...